Lunes, 17 Julio 2017 15:43

¿No puedes comprar un rascador para tu gato? ¡Haz uno!

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

Tener un animal es una responsabilidad que además conlleva gastos que debemos tener en cuenta. No obstante, hay cosas que parecen no ser imprescindibles y postergamos la compra para más adelante. Por ejemplo, un rascador para tu gato.

Aunque creemos que es algo no imprescindible, si no tenemos un rascador es posible que el animal afile sus uñas en tus muebles y la cosa comience a complicarse más de lo que debiera. 

Lo cierto es que aunque muchos no consideran este objeto como imprescindible, para un gato sí lo es. Te explicamos el porqué.

Por qué es importante que tengas un rascador para tu gato

Además de permitir que el animal afile sus uñas, es un excelente objeto para evitar el aburrimiento y que liberen el estrés.

Las uñas son el arma de defensa de los felinos, y para ellos es imprescindible tenerlas siempre bien preparadas por lo que pueda pasar.  

Sumado a esto, los gatos son animales que se estrenan con facilidad, por lo que un objeto que los ayude a soltar endorfinas y liberar estrés es primordial para su felicidad.

No obstante, los gatos no nacen con un sexto sentido que les enseña a usar un rascador, por lo que es tu deber enseñarle a hacerlo. Acercarlo a él cuando lo tengas será de gran ayuda, pues pronto el animal entenderá los beneficios que este conlleva para su salud y su bienestar.

Las ventajas mayormente conocidas de un rascador para tu gato son: 

  • Afila las uñas del felino
  • Evita que si no se le logra enseñar a no arañar los muebles le tengan que extirpar sus uñas
  • Evitará que arañe los muebles de la casa
  • Son fáciles de hacer
  • El gato hará ejercicio y liberará el estrés.

Veamos cómo puedes hacer uno tú mismo y ahorrar un poco de dinero.

Cómo hacer tu propio rascador de gatos

Si sigues unos sencillos pasos lograrás hacer un rascador muy original en el que tu gato pueda disfrutar y beneficiarse:

  • Lo primero que debes hacer es escoger el modelo que deseas. Para ello puedes pasar por las tiendas de animales que conozcas o mirar en internet los distintos modelos que hay. Una vez que lo tengas claro, haz tu boceto teniendo en cuenta el espacio que tienes en casa.
  • Ahora tienes que escoger los materiales que consideres más adecuados para hacer tu rascador. Recuerda que debe tener zonas ásperas en las que afilar sus uñas, y a su vez, un lugar blandito en el que descansar. Muchos de ellos los podrás encontrar en la basura, por lo que no necesitarás si quiera comprarlos. Los materiales principales para el rascador para tu gato son:
  1. Tubos
  2. Láminas de madera
  3. Tela
  4. Cuerdas o esparto
  5. Cola de contacto
  6. Escuadras
  7. Tornillos
  8. Grapadora de tapizar
  9. Relleno acolchado
  • Una vez que ya tienes todo listo, es hora de trabajar. Lo primero es forrar los tubos que pueden ser de plástico o de cartón con esparto o cuerda. Después irás enrollándolo mientras lo pegas con la cola. Asegura los tubos a la superficie, que será una madera forrada con acolchado y tela, con escuadras.
  • Luego, solo es cuestión de que vayas colocando el resto de las piezas sobre los tubos o la superficie. Todo dependerá de la complejidad del modelo que hayas elegido.

Como ves, un rascador para tu gato no tiene por qué costar un dineral, ni mucho menos ser difícil de fabricar. Recuerda que si no eres muy manitas, tan solo una superficie con un tubo forrado con cuerda o esparto servirá, aunque no quedará tan decorativo.

Si te atreves con algo más cuentanos tu experiencia, ya has visto que es muy fácil con nuestros consejos.


 Blog, misanimales.com