Jueves, 25 Mayo 2017 16:35

7 comportamientos humanos que los gatos odian

Escrito por Petplus
Valora este artículo
(1 Voto)

Los gatos vienen en todas las formas y tamaños. Compartimos nuestras casas con ellos para disfrutar de su maravillosa naturaleza felina. Pero, ¿cómo se sienten los gatos viviendo con nosotros? Si bien creo que les gusta ser miembros de nuestros hogares, probablemente hay cosas que hacemos que desearían que simplemente no hiciéramos más.

1. Cambios repentinos.

Los gatos son muy sensibles, particularmente a los cambios en su ambiente. Los gatos serían más felices si sus seres humanos tomarán el tiempo, especialmente cuando son gatitos, para aclimatarlos amablemente a los acontecimientos estresantes como ir en un guacal dentro de un auto. Aún más estresante es una visita al veterinario donde el gato será revisado por el médico en un espacio totalmente extraño. Ayudarlo a adaptarse a estas situaciones, evitará un drenaje emocional y físico para su gatito.

 
2. Forzar las interacciones sociales.
Los gatos son conocidos por ser independientes. Por lo tanto, una necesidad clave es permitir que su gato se esconda si se siente estresado. Si un gato no tiene esta opción, puede reaccionar negativamente a eventos desagradables como ruidos fuertes o extraños en la casa. Algunas veces los seres humanos interpretan mal el comportamiento de un gato que se esconde, forzando al gato a lidiar con la situación. Este tipo de presión aumenta el estrés y, normalmente, no es una forma positiva para construir confianza y manejar la situación.
 
3. Apretarlo fuertemente.
Los seres humanos a menudo asumen que nuestras mascotas disfrutan de los mismos tipos de interacción que hacemos. Por ejemplo, la mayoría de los gatos (y perros) no disfrutan al ser abrazados. Peor aún, cuando nuestras mascotas tratan de escapar tenemos la tendencia a abrazarlos con más fuerza. Muchos gatos tampoco disfrutan que les froten la panza, incluso si parece que el comportamiento es solicitado, al rodar y exponer su estómago. Esto puede hacer que se sienta vulnerable y podría morder o tener comportamientos agresivos. Cada gato es un universo para conocer. Por eso es importante que Ud. descubra si su gato disfruta de estos comportamientos o si simplemente los está tolerando, esperando el momento para hacerle saber que ya ha tenido bastante.
 
4. Tratar a los gatos como perros pequeños.
Un error grande en el cuidado de los gatos es suponer que tienen las mismas necesidades y comportamientos que un perro pequeño. Nada puede estar más lejos de la verdad; y los gatos están verdaderamente consternados por la comparación. Al trabajar con un gato para proporcionar entrenamiento, modificación de la conducta y/o diversión, asegúrese de hacer su investigación sobre lo que los gatos encuentran positivo y lo que los intimida y atemoriza.
 
5. Castigar a los gatos por sus comportamientos normales.
Mientras que el entrenamiento del perro ha hecho grandes progresos con el uso del refuerzo positivo, a menudo oigo de los clientes y otros consultores de conducta, que el uso de elementos de disuasión como las botellas de chorros de agua todavía se utilizan con los gatos.
Echarle agua a un gato cuando esté haciendo algo no permitido, como la excavación de sus plantas de interior, sólo sirve para hacer que el gato huya de usted, pero no detiene el comportamiento no deseado. Los gatos aprenderían mucho más si sus propietarios usan técnicas del entrenamiento de perros recompensándolos positivamente por comportamientos apropiados, en lugar de usar el castigo para asustarlos. Otro castigo que es extremo y brutal para los gatos es amputarles las uñas. Algo que no sólo es doloroso para el animal, puede también conducir a los problemas de la caja de arena, el miedo y la agresión durante la vida de un gato. Hay alternativas más humanas, tales como tapas de uñas de plástico, arañadores y mantener las uñas de su gato cortadas.
 
6. Tratar a los gatos como seres humanos pequeños.
Algunos gatos no disfrutan que los vistan, aunque muchos humanos persisten en este comportamiento por razones que los gatos no pueden entender. Una vez más, cada gato es un individuo por lo que puede haber un gato que realmente disfrute esta actividad, pero asegúrese de mirar su lenguaje corporal y cómo actúa el gato en esta situación para estar totalmente seguro que está tranquilo vistiendo un suéter o una capa.
 
7. Vídeos en Internet.
Mientras que he oído a menudo la broma que el Internet fue creado con el único propósito de divulgar vídeos lindos de gatos, muchos de estos vídeos enfurecen a los expertos del comportamiento. Mientras que muchos de estos vídeos pueden mostrar algunas payasadas realmente adorables, he visto a menudo vídeos que exhiben comportamientos de gatos asustados, tensionados y/o agresivos que son malinterpretados y vistos como chistosos. La popularidad de estos vídeos y memes son una buena indicación de lo mucho que los seres humanos necesitan aprender acerca del lenguaje corporal y las interacciones aceptables con los gatos.
 

 Mychelle Blake, MSW, CDBC, colaborador de estilo de vida y experto en comportamiento de mascotas.